Lagunas de Zempoala, Mexico

Lagunas de Zempoala, Mexico

lunes, 9 de mayo de 2016

El colibrí: mensajero de amor y de vida


Esa minúscula y sorprendente ave nunca pasa desapercibida y en la mayoría de las personas produce por lo menos una sonrisa cuando se le mira pasar o volar de flor en flor.

Se le adjudica el trabajo de mensajero, pero también el  de llevar alegría y amor dónde va y de  tener capacidad para superar problemas. Se le adjudican cualidades mágicas.

Varias leyendas tienen como protagonista al colibrí. En México, donde hay muchísimas especies de esta ave, el colibrí  ha formado parte de la cultura desde la época prehispánica. La leyenda dice que el gran dios Huitzilopochtli cuyo nombre en náhuatl significa  "colibrí zurdo" o "colibrí del sur", fue procreado luego que su madre, puso en su seno una pequeñas bola de plumas que cayó del cielo.Se le representa con un penacho de plumas de colibrí.

Las viejas historias mayas cuentan que cuando los dioses crearon todas las cosas de la Tierra, les asignaron  una tarea a cada una, pero al terminar nadie tenía la función de llevar sus deseos  y pensamientos.
Habiéndose agotado el material  (barro o maíz) para hacer otro animal, hicieron una pequeña  flecha con un pedazo de jade. Cuando la terminaron, soplaron sobre ella y la flecha voló. Pero en ese mismo instante, había cobrado vida pues se había creado al colibrí.

Su fragilidad, ligereza y precision para libar el néctar de las flores, además de los colores tornasolados de su plumaje, provocaron en el hombre del deseo de atraparlo para adornarse con sus minúsculas plumas. Los Dioses enfadados sentenciaron la muerte para quien osara tomar un colibrí. Por eso, dice la leyenda, nunca se ha visto un colibrí apresado ni en la mano de un hombre.

Varias de las culturas prehispánicas de Mexico, consideraban al colibrí como  guerreros valientes ya que a pesar de su tamaño, eran fuertes y hábiles en el vuelo. Pensaban  que nunca morían.

Se dice entonces que el colibrí fue creado para llevar los pensamientos de los hombres, especialmente los amorosos. Se dice también que cuando revolotea sobre tu cabeza, tomará tu deseo y lo transmitirá y que es de buen augurio  se deja ver o pasa por tu camino.

El colibrí, tucusito, picaflor, chuparosa, chupaflor, quinde, entre otros nombres con los que se le conoce, es el mensajero por excelencia pero no solamente de los pensamientos y sentimientos de los hombres,  sino de la naturaleza, de las plantas, en su función de llevar de flor en flor el polen de la vida.

En lo sucesivo, cuando veas un colibrí, ademas de admirar la increíble perfección de su cuerpercillo, y de sonreir ante el milagro de su vida, aprovecha de enviar un mensaje amoroso en la seguridad de que él sabrá transmitirlo a quien corresponda.

Les coloco un hermoso video que muestra muchas de las especies de este precioso  volador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario